jueves, 1 de septiembre de 2011

CUIDA TUS ARICULACIONES

Muévete para prevenir el dolor de tus articulaciones Para mantener las articulaciones saludables es aconsejable moverlas. Cuanto más las muevas sentirás menos la inflamación. Tanto si estás leyendo, trabajando o viendo la televisión, cambia de posición con frecuencia y haz descansos levantándote del escritorio o del ordenador Dolor de las articulaciones y artritis Las articulaciones finalizan en el cartílago. Si se fuerzan demasiado u ocurre alguna caída, el cartílago se puede romper haciendo que se estreche el espacio existente entre el hueso y la articulación, favoreciendo el roce y la formación de espolones. Esto puede llevar a sentir inflamación, rigidez e incluso, puede provocar osteoartritis, la forma más frecuente de artritis. Otro tipo de artritis es la reumatoide, una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la inflamación de las extremidades. El peso justo, favorece las articulaciones Si pierdes unas cuantas kilos, liberarás tensión en tus caderas, rodillas, cuello y espalda. El peso extra es una carga que soportan las articulaciones, lo cual incrementa la posibilidad de que se lesionen los cartílagos. Además, las personas con exceso de peso suelen tener niveles más altos de sustancias inflamatorias. Por cada kilo que pierdas se rebajará el doble de presión en tus rodillas. No hagas estiramientos antes del ejercicio En la actualidad, los expertos recomiendan hacer estiramientos después de ejercitarse, ya que estirar antes de moverse presiona los músculos en exceso incrementando el riesgo de desgarro muscular. El exceso de estiramiento favorece la lesión articular, en especial, en las personas que sufren de artritis. Sustituye esta práctica por otro tipo de calentamiento como los pequeños saltos, suaves movimientos repetitivos, etc. Así calentarás no solo los músculos, sino también los ligamentos y los tendones. Practica deportes de bajo impacto articular Para proteger las articulaciones, la mejor opción son los ejercicios de bajo impacto articular, como la bicicleta y la natación. Los deportes de alto impacto o de sacudidas fuertes pueden incrementar el riesgo de sufrir daño en las articulaciones y, poco a poco, pueden ir dañando el cartílago. El levantamiento de pesas ligeras es otra opción, pero si ya tienes artritis debes hablar antes con tu médico. Mueve tus articulaciones en todo su rango Mover las articulaciones en todo su rango reduce la rigidez y las mantiene flexibles. El rango de movimiento se refiere a la medida normal de las articulaciones que pueden moverse y estirarse en ciertas direcciones. Si tienes artritis, tu médico o fisioterapeuta te puede recomendar un rango de movimientos adecuados. Ten presente los límites de tus articulaciones Es normal sentir algo de dolor muscular después del ejercicio. Pero si el dolor dura más de 48 horas, es posible que afecte negativamente a tus articulaciones. No hagas un ejercicio tan complejo la próxima vez. Come pescado para reducir la inflamaciónSi tienes dolor en las articulaciones o artritis reumatoide, come más pescado. Los pescados grasos de aguas frías como el salmón y la caballa son fuentes de ácidos grasos omega-3 que mantienen sanas las articulaciones y reducen la inflamación. Si no te gusta el pescado puedes tomar cápsulas de aceite de pescado. Conoce a la glucosamina (osteoartritis de rodilla) La glucosamina es un compuesto químico natural que forma el cartílago de las articulaciones sanas. Existen datos de estudios que han demostrado que la glucosamina (combinada con condroitina) puede proporcionar alivio para el dolor moderado a severo causado por la osteoartritis de rodilla. La glucosamina en sí, favorece la síntesis de sustancias requeridas para una correcta función articular El dolor articular es un aviso que debe servir para frenar la degeneración de los tejidos. Estos consejos pueden reducir las probabilidades de sufrir trastornos y dolor crónico en las articulaciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada