sábado, 24 de septiembre de 2011

LOS QUINCE PUNTOS PARA SABER SI ESTOY EN EL SENDERO


1.- Si siempre busco el bien en cada situación, persona y cosa.
2.- Si resueltamente le doy la espalda al pasado, sea bueno o malo, vivo únicamente en el presente y futuro.
3.- Si perdono a todo el mundo sin excepción, no importa lo que hayan hecho; y luego me perdono a mi mismo de todo corazón.
4.- Si considero mi trabajo o tarea diaria como cosa sagrada, tratando de cumplirla lo mejor posible (me guste o no).
5.- Si hago todo lo que está en mi poder para manifestar un cuerpo sano, y un ambiente armonioso en torno mío.
6.- Si trato de prestar servicio a todos los demás, sin hacerlo de manera majadera ni fastidiosa.
7.- Si aprovecho todas las ocasiones de hacer conocer la verdad a otros, de una forma sabia y discreta.
8.- Si evito incondicionalmente la crítica, negándome a escucharla o apoyarla.
9.- Si le dedico por lo menos un cuarto de hora a la meditación y a la oración.
10.- Si leo un capítulo de algún libro instructivo sobre la verdad para esta era.
11.- Si hago un tratamiento especial diariamente para pedir o demostrar la comprensión. (hay que afirmarla sabiendo que el Padre está con nosotros, o encargar a la Señora Maestra Ascendida Nada del rayo rubí, como a las huestes del rayo dorado).
12.- Si me entreno para darle a mi primer pensamiento al padre al despertar.
13.- Si pronuncio el verbo por el mundo entero todos los días, o bien nuestros ejercicios diarios, o especialmente, digamos, a las doce del día.
14.- Si practico la regla de oro de Jesús en lugar de admirarla únicamente. Él dijo: has a otros lo que desees que te hagan a ti. Lo importante de la regla de oro es que la debemos practicar aunque los demás no la practique hacia nosotros. Pero también, no hay regla que no tenga su opuesto, de manera que no permitas que otros te hagan lo serías tu incapaz de hacerles a ellos.
15.- Si me doy cuenta perfecta de que lo que yo veo no es sino un espejismo, el cual me es posible transformar por medio de la oración científica.

Para poder demostrar armonía y perfección de todo en tu vida, pregúntate una vez por semana si estás cumpliendo con todos estos puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada