martes, 26 de julio de 2011

sana tu aura


Los monjes tibetanos, son considerados como maestros de la vibración y el sonido, consiguiendo mejorar las vibraciones más sutiles por medio de los cuencos o campanas tibetanas y con sus mantras o voces de sus cánticos sagrados

Es un masaje sonoro realizado con estos instrumentos metálicos (cuencos tibetanos)
Se utilizan golpeándolos o frotándolos con una baqueta y producen un sonido cargado de armónicos de naturaleza sanadora.
El paciente se estira en una camilla, cierra los ojos, y exclusivamente se concentra en el sonido que produce el terapeuta al tocar los cuencos tibetanos.

Los cuencos tibetanos han sido creados con conciencia e intención y son utilizados como guías en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia y en la curación de enfermedades tanto a nivel físico, psíquico, mental, emocional y espiritualmente.

Los cuencos tibetanos están compuestos por una aleación de siete metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro y forjados de forma artesanal.


Los sonidos son un tipo de energía y estos si son armónicos, armonizarán el aura y las energías circundantes. Por ello, se utilizan los sonidos de los cuencos y campanas tibetanos que emiten unas vibraciones muy especiales. Estos sonidos atraviesan varias capas de materia, penetrando hasta los órganos del cuerpo, haciendo un efecto más profundo de lo que podría pensarse.
Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.
Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada