martes, 25 de diciembre de 2012

EL ARBOL DE NAVIDAD



los cristianos celebramos el 25 de diciembre nacio Cristo para traer una nueva luz y salvación al mundo.
Y, ¿por qué celebrarlo decorando un árbol? Porque el árbol es un símbolo universal y antiquísimo del ser humano como beneficiario de la religión, un ser humano que hunde sus raíces en la tierra pero se eleva hacia el Cielo… Siendo el intermediario entre la materia y el espíritu.
El hombre, como el árbol, necesita unas firmes raíces que se hundan en la tierra para así soportar el tronco que le eleva hacia las alturas. Cuanto más desarrolla uno su humanidad, más se acerca a Dios El árbol que decoramos los cristianos es un pino o un abeto, y esto es tanto por su forma triangular (que es un símbolo de la Santísima Trinidad) como por su hoja perenne (que nos recuerda que el Amor de Dios por nosotros es eterno y no se acabará jamás, hagamos lo que hagamos).
Pero también la decoración del árbol tiene un importante simbolismo:
•La estrella que corona el árbol es una referencia a la estrella de Belén que llevó a los Reyes Magos hasta el pesebre. Es un símbolo de la Fe que guía nuestras vidas para llevarnos al encuentro con Jesús.
•Las manzanas con que decoró San Bonifacio el árbol nos recuerdan que, a pesar del pecado original, Dios sigue queriéndonos y por eso nos envía a su hijo Jesús, cuyo nacimiento celebramos en Navidad.
•Las velas traen luz y calor, y simbolizan la Verdad y el Amor que nos ofrece Jesús
•Las bolas de navidad representan las oraciones que elevamos a Dios durante las fechas navideñas, así como los frutos y buenas obras que son consecuencia de nuestro crecimiento espiritual. Su forma esférica hace referencia al punto central que se expande, que se manifiesta. El color de las bolas también tiene su importancia:
◦Las bolas doradas –color oro- simbolizan la alabanza
◦Las bolas plateadas –como la luna, que recibe su luz del sol- el agradecimiento
◦Las bolas azules –como las aguas que purifican- el perdón
◦Las bolas rojas –como el ardor del necesitado- la petición
ya hemos sido iniciados en el significado profundo del árbol de Navidad y de sus principales objetos decorativos, os propongo que lo vivamos como lo que es: un símbolo de nosotros mismos.
QUE ESTA NAVIDAD TRAIGA PARA TI TODO CUANTO DESEAS, PERO PRINCIPALMETE LO QUE EL PADRE  SABE QUE TE HARÁ REALMENTE FELIZ.
NAMASTÉ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada